Skip to main content

Con motivo del arranque de su 25 Aniversario y de la celebración de su Asamblea General, el FMRE ha lanzado una iniciativa de comunicación en LinkedIn que convierte oficiosamente este 6 de junio en el ‘Día de las Marcas’ para reivindicar el papel de la marca como factor de competitividad económica y como parte del patrimonio intangible de un país.

Bajo el hashtag #elvalorquenosune, se ha realizado un llamamiento a las empresas que forman parte del FMRE, así como a distintas organizaciones de su ecosistema, para que compartan su visión en la citada red social acerca del rol de la marca

  • como factor de competitividad para las empresas,
  • como agentes del cambio social,
  • como motores de innovación y creadoras de empleo de calidad,
  • su impacto en el patrimonio intangible de un país.

El objetivo es sensibilizar acerca de la importancia de las marcas como factor de competitividad económica y como parte del patrimonio intangible de un país

Porque las marcas generan diferenciación, son un sello de garantía, de seguridad y confianza. Si tenemos en cuenta que España es el segundo país de la Unión Europea con mayor tasa de compra de productos falsificados, y que eso genera pérdidas cercanas a los 5.700 millones de euros y 44.700 empleos al año, sigue siendo necesario un esfuerzo de sensibilización.

Las marcas son motores de innovación y generación de empleo. Como se demostraba en nuestro estudio ‘Orientación a marca y desempeño empresarial’ y lo demuestran los datos de Promarca, que afirman que el 88% de las innovaciones del sector de alimentación y bebidas, por ejemplo, son generadas por las marcas de fabricante. Sin embargo, el peso de la “marca blanca” no para de crecer en España, alcanzando ya un 48% de cuota en gran consumo. 

Las marcas han demostrado ser una ventaja competitiva clave para afrontar con éxito la internacionalización, permitiendo a las empresas competir en segmentos de calidad de mayor diferenciación y mejores márgenes. También una cierta asignatura pendiente para España, como demuestra por ejemplo el peso que siguen teniendo las exportaciones a granel de ciertos productos.

La marca te permite proyectar una visión de largo plazo, lo que conecta directamente con la sostenibilidad. Las empresas orientadas a las marcas son más longevas, perduran más, como demuestra el importante número de empresas centenarias que forman parte del FMRE. Y como se demostraba también en el estudio Orientación a marca y desempeño empresarial, que determina que las empresas orientadas a marca son el 27% más resilientes que su competencia y tienen mejores resultados en variables clave como rentabilidad (+40%).

Las marcas pueden y deben ser agentes del cambio. Las marcas líderes tienen la capacidad de participar no solo en la conversación, sino de aportar soluciones ante grandes desafíos globales como el cambio climático, la desigualdad o el respeto a la diversidad. De hecho, por ejemplo, según el estudio ‘Marcas con Valores’ un 76% de los ciudadanos valoran positivamente a las marcas que les ayudan a cambiar ciertos hábitos, favoreciendo un consumo responsable.

Tener una marca relevante, auténtica y atractiva es un factor clave para atraer y retener talento. Si tenemos en cuenta que, según un reciente estudio de LLYC, para un 75% de los CEOs, incorporar estrategias de ‘employer branding’ resulta una necesidad imperiosa.

Y, por último, las marcas forman parte del patrimonio intangible de un país. Lo son en términos de cultura popular, llegan incluso a impregnar la literatura y el arte y, sobre todo, son las principales embajadoras de la marca país, de la excelencia y la calidad de sus productos y servicios, y contribuyen a allanar a otras empresas su camino hacia la internacionalización.

This site is registered on wpml.org as a development site. Switch to a production site key to remove this banner.