Skip to main content

Para contribuir a frenar la pandemia del COVID-19, Fermax ha instalado sus equipos de control de acceso en el Hospital Universitario del Vinalopó en Elche, Alicante, que necesitaba aislar las salas donde se ubicará a las personas ingresadas por el coronavirus para evitar la expansión de los contagios.

Así, la compañía ha colocado lectores en las puertas que permiten su apertura desde el exterior tecleando un código PIN, de forma solamente pueda acceder a este espacio el personal médico autorizado.

Fermax también ha instalado una central de conserjería en el centro penitenciario Fontcalent, en Alicante, habilitando 55 celdas aisladas como medida preventiva ante la posibilidad de que surja algún brote de COVID-19.

Asimismo, desde la declaración del estado de alarma, la compañía ha adoptado las medidas higiénicas, organizativas, de aprovisionamiento y logísticas necesarias para garantizar la seguridad y la salud de las personas, tanto en su sede como en sus oficinas comerciales y filiales extranjeras. Además, ha implantado el teletrabajo en los puestos que lo permiten.

En cuanto a sus filiales europeas, Fermax está siguiendo las recomendaciones de cada país, organizándose para garantizar la continuidad de sus actividades comerciales, técnicas y logísticas, a la vez que asegura la salud de sus equipos.

This site is registered on wpml.org as a development site.