Skip to main content

Emilio Restoy es Ingeniero Químico por la Universidad Complutense de Madrid y además tiene un Master en Dirección de Empresa en el IESE en Barcelona y UCLA Anderson School of Business. Cuenta con una amplia experiencia internacional en el ámbito de empresas multinacionales del sector Tecnológico y Gran Consumo, habiendo trabajado en empresas como Pepsico, Maxxium UK, CRM-BBDO France, con responsabilidades en los departamentos de marketing, gestión y comercial. Tras haber pasado por distintos cargos en Zamora Company, donde trabaja actualmente, obtuvo el cargo de consejero y director general de la compañía en el año 2010. Restoy también es vicepresidente primero de la Federacion Española del Vino (FEV), responsable del área de Comunicación Marketing y RSC de la FEV y miembro de la Junta Directiva de la Federación Española de Bebidas Espirituosas (FEBE).

Zamora Company es una empresa que está detrás de más de quince marcas, ¿cómo es la gestión de una cabecera principal como es Zamora Company que engloba marcas tan importantes como Licor 43 o Zoco?

Desde luego no es una tarea sencilla. En efecto, Zamora Company es una empresa 100% familiar desde sus inicios hace más de 75 años, que hasta ahora ha descargado todos sus esfuerzos de posicionamiento las marcas de sus productos. Zamora Company como concepto, como marca, está en realidad naciendo ahora. Tenemos muy claro que lo que el mercado conoce, recuerda y siente son los productos que puede consumir, y en ese sentido el foco lo ponemos siempre en nuestras marcas. Cuando hablamos de Ramón Bilbao, Licor 43, Martin Miller´s Gin, Lolea, Villa Massa, ThunderBitch, Zoco o Mar de Frades, hablamos de marcas que son líderes destacados en sus respectivos segmentos, y a todas ellas les ponemos el debido foco y los recursos necesarios para que todas ellas crezcan de manera sana en un entorno cada vez más competitivo.

Zamora Company se enorgullece de ser una empresa familiar, ¿es compatible esta denominación con operar en más de 80 países? ¿Cuáles son las principales claves para gestionar con éxito la internacionalización de vuestras marcas?

Es totalmente compatible, y de hecho creo que es una ventaja. Tener una dimensión como la nuestra nos permite ser ágiles en las decisiones, apostando siempre por la calidad. Nuestra empresa se compone de casi 400 personas, con presencia en más de 80 países. Actualmente tenemos gente propia trabajando en nuestras diferentes oficinas en España, Reino Unido, Dinamarca, Estados Unidos, China, Holanda, Alemania, Suiza, Rusia, Singapur, Australia, México, Brasil… Eso nos permite llegar al mercado desde una perspectiva global.

Tenemos muy claro que para poder llegar al mercado hay una serie de ingredientes que son absolutamente básicos e irrenunciables.  Dentro de nuestro horizonte 2020 hemos establecido nuestras propias metas y los objetivos, así como la manera de intentar conseguirlo: apostando por las personas primero (teniendo al mejor equipo posible), sabiendo escuchar al consumidor, apostando por el valor (por encima de del volumen), apoyándonos en la transformación digital y en la innovación como unos pilares básicos de nuestra estructura.

¿Cómo se adaptan las marcas a las distintas características de mercados tan dispares donde la cultura del consumo de alcohol tiene reglas propias?

Como he dicho anteriormente, escuchar al consumidor es absolutamente clave. Cada mercado tiene su propia cultura y momentos de consumo, y en ese sentido tenemos que tener la habilidad de saber entender las necesidades de cada mercado y la flexibilidad para poder implantarlo allí. Un ejemplo claro lo tenemos con Licor 43. Dependiendo del país el consumo es radicalmente distinto: En México, por ejemplo, triunfa el Carajillo, mientras que en Alemania se toma sólo con hielo. Al final el producto es el mismo pero la manera de llegar al mercado e impactar con el consumidor es distinta, y eso es clave para poder tener éxito en el mundo. Lo principal es saber escuchar, y poder adaptarnos a  esas necesidades de cada mercado, trabajando en la construcción de la marca, que para nosotros es algo absolutamente crucial.

El consumo está cada vez más asociado a la experiencia de usuario y al valor añadido que ofrecen las marcas. En estos aspectos, ¿qué valor diferencial aporta Zamora Company a todos los que degustan sus productos?

Una de nuestras máximas dice: “saborear mejor cada momento. En cualquier lugar del mundo y con un extenso portfolio que cubra todos los gustos”. Esto es un compromiso, pero también una filosofía, una manera de hacer las cosas. En ese sentido sabemos que la prueba del producto es algo fundamental, diferencial, y estamos tan absolutamente convencidos de la calidad de lo que hacemos, que no entendemos nuestra estrategia sin pasar por este punto. Es muy difícil que el consumidor que pruebe algunos de nuestros productos no repita en un futuro.

La RSC es uno de los pilares sobre los que Zamora Company ha construido su firma, ¿en qué se traduce el compromiso de sus marcas con sus empleados, el resto de sus stakeholders, el medio ambiente y la sociedad en su conjunto?

Sin lugar a dudas. Nuestra responsabilidad frente a la sociedad engloba no sólo a todos los empleados y organizaciones de la compañía (que por supuesto también) sino también a nuestros clientes, proveedores y colaboradores en todo el mundo. Solo involucrando e implicando a todos podemos actuar cada día de manera responsable y sostenible. En ese sentido, nuestros ejes de actuación son básicamente 6: promover el consumo responsable, garantizar la plena satisfacción del cliente, proteger nuestro planeta, una fuerte implicación social (destinamos el 2,5% de nuestros beneficios a diferentes acciones de ayuda social), involucrar a los colaboradores y motivar a los empleados.  Cada una de estas líneas tiene a su vez sus propias líneas de actuación.

¿A qué retos y oportunidades se enfrenta la compañía a medio plazo?

Los retos a futuro son inmensos. Zamora Company es una compañía que ha cumplido ya 75 años, pero seguimos siendo una empresa con un futuro enormemente prometedor. Nuestra prioridad a corto plazo pasa por seguir consolidando y haciendo crecer a nuestras marcas en el exterior. Como compañía global que somos, el margen que tenemos de crecimiento en muchos mercados es enorme todavía, y por ello estamos estableciendo los cauces para que podamos afrontar el futuro con las mejores garantías. En los últimos meses hemos asistido además a una transformación importante de la empresa, con la adquisición de nuevas marcas (como el whisky americano Yellow Rose o la sangría Premium Lolea), hemos adquirido posiciones mayoritarias en otras empresas (Martin Miller´s Gin), hemos adquirido el total de otras empresas donde ya teníamos una posición mayoritaria (Villa Massa y El Afilador) y hemos apostado por seguir creciendo en nuestra propia ruta al mercado (por ejemplo con la adquisición de una posición mayoritaria en nuestro importador en China, Tintafina). Todo eso ha ocurrido en apenas unos pocos meses, y ahora es momento de terminar de consolidarlo y hacerlo crecer como creo que sabremos hacer. Por ello, el futuro se nos presenta muy  ilusionante. Si las cosas salen como tenemos previsto, creo que Zamora Company dentro de 10 años será muy diferente a lo que es hoy.

This site is registered on wpml.org as a development site.