Skip to main content

La iluminación representa aproximadamente la quinta parte de la factura eléctrica de los hogares. Así, a la hora de decorar nuestro hogar, hay que estar muy pendiente de ello, ya que una decoración que no sea óptima puede repercutir en que nuestra factura mensual suba desconsiderablemente. Por este motivo, te vamos a ofrecer en este artículo una serie de consejos para que puedas iluminar tu hogar de la manera que más te guste sin renunciar al ahorro.

Una vez que hayamos seleccionado la tarifa más adecuada, la que nos permita disfrutar de la luz a los mejores precios, entonces llega el momento de darle una vuelta de tuerca al consumo de nuestro hogar, favoreciendo el consumo eficiente y el ahorro energético. ¿Y cómo hacerlo? ¡Te ofrecemos a continuación algunas ideas!

1. El primer paso para ahorrar en tu factura de la luz es escoger una tarifa eléctrica que se adapte a nuestras necesidades de consumo. Una de las modalidades de contrato eléctrico que nos ayuda a adaptar la tarifa a nuestras necesidades es la tarifa con discriminación horaria. Pueden ser en dos o tres periodos según la modalidad de discriminación horaria que contrates.

2. Los revestimientos claros favorecerán para dar luz y sensación de amplitud a nuestros espacios. Para que la sensación de luz se reparta por toda la estancia, hay que decantarse por el blanco o por colores muy claros, como el beige o el crema, tanto en revestimiento como en pavimento. El blanco, además de ser un color que nunca pasa de moda, refleja un 80% de la luz que recibe. Para que esa luz se multiplique todo lo posible es importante no tapar el revestimiento cerámico con muebles o, si es así, que sean muebles bajos.

3. Aprovecha siempre que puedas la luz solar. ¡No enciendas la luz si no es necesario! Para ello es necesario contar preferiblemente con ventanales lo más grandes posibles y que estén colocados en la posición correcta para aprovechar al máximo la luz solar.

4. Optar por unas bombillas de bajo consumo es muy necesario, ya no solo porque consuman menos sino porque, además, tienen una mayor durabilidad que las tradicionales.

5. Recuerda que para la cocina y el salón es recomendable usar una luz blanca, la misma que se suele utilizar en despachos y oficinas, mientras que para el resto de estancias es más adecuado un tipo de luz más cálida.

6. Instala reguladores de luz, permitirán adaptar la potencia de la bombilla a la situación lumínica.

7. Las cortinas nos pueden ayudar a mantener fresca la casa en verano y a que no entre el frío en invierno; no obstante, hay que tener en cuenta que pueden hacer que no aprovechemos tanto la luz solar. Por ello es adecuado utilizar materiales que la dejen pasar sin olvidar que nos protejan de las temperaturas exteriores.

Si necesitas más información sobre el consumo eficiente, puedes echar un vistazo a este artículo.

Keraben Grupo

This site is registered on wpml.org as a development site.