Skip to main content

Miriam Medina, directora de cuentas de MADISON Agency

Las empresas llevan años organizando eventos, pero han pasado de verlo como algo accesorio en su comunicación a verlo como una parte fundamental e independiente de la imagen de la empresa, hasta el punto de incluir cada vez más departamentos o perfiles especializados en esta disciplina en el organigrama de la empresa. Se ha pasado de ver los eventos como un gasto, a verlos como una inversión. Las marcas invierten en la organización de eventos con la idea de impactar al consumidor, obtener resultados tangibles, generar experiencias y vincular al cliente con la marca. Se trata del proceso cíclico de los eventos, que finaliza con el post evento y su correspondiente ROI.

Lo más importante antes de realizar un evento es elaborar una estrategia de posicionamiento de la marca y definir unos objetivos muy claros que se quieran conseguir con el evento. ¿Cómo queremos que nos vean nuestros clientes o potenciales clientes en ese evento? ¿Cuáles son nuestros objetivos? ¿Qué queremos que transmita nuestra marca? Y eso es lo que debemos intentar transmitir con el evento a través de elementos, acciones, comunicación, escenografía, música, azafatas, presentador, gamificación, tecnología… Todo tiene que girar en torno a una estrategia perfectamente definida.

Los eventos aportan un gran valor a la marca desde varios puntos de vista. Lo más importante de cualquier evento es generar una emoción positiva en las personas, un engagement con ellos, un vínculo, eso es lo que permitirá que lo recuerden en el tiempo y que asocien ese recuerdo / emoción positiva a nuestra marca y con ello a su decisión de compra.

Hay que convertir los eventos en grandes generadores de experiencias para nuestros clientes/ consumidores.  Toda marca hay que convertirla en experiencia, en emoción y así conseguiremos un elevado recuerdo, un posicionamiento claro, fidelizar a nuestros consumidores, favorecer la captación de nuevos clientes y crear fans de la marca.

Por otro lado, el evento es una herramienta perfecta de gestión de la marca en cuanto a que es generador de contenidos por excelencia. En los tiempos actuales todos tenemos que alimentar nuestras redes sociales de una forma permanente, y qué mejor forma que hacerlo con contenido propio, entretenido, visual y que a su vez transmita esa estrategia y posicionamiento de marca definido. Además, la viralidad del contenido de eventos en redes sociales es muy elevada y permite conseguir nuevos fans a la marca.

La principal cualidad que diferencia a los eventos del resto de acciones de publicidad o comunicación es el factor humano. Los eventos permiten la creación de un espacio único para conocer a tus clientes, para relacionarte con ellos, para generar esa vinculación personal que está muy por encima de la vinculación existente por cualquier otra vía de comunicación. Hoy en día, que todos estamos inversos en el mundo online, las personas son el punto fuerte de las marcas para fidelizar a los clientes, es lo que puede diferenciarnos de forma más potente.

Otro gran aspecto fundamental que nos ayudará en el posicionamiento y la gestión de marca en los eventos es la tecnología, que está considerada hoy en día casi un mandatory de los eventos, pero hay que tener en cuenta que no todas las tecnologías son aplicables a todos los eventos. La tecnología da valor, siempre y cuando se use con sentido, teniendo en cuenta los recursos y con contenido de interés. Es muy importante tener en cuenta algunos puntos principales; los elementos tecnológicos que incorporemos tienen que estar relacionados con todo el evento, no incluirse nunca porque sí. Además, hay que tener en cuenta los recursos de los que disponemos, tanto económicos como humanos, porque querer ser tecnológicos ahorrando en el coste no es una buena combinación y puede suponernos grandes dolores de cabeza en el día “D”. la Se puede utilizar la tecnología para obtener mediciones.

En un evento en el que se recogen datos, es muy importante su integración en el CRM. Para facilitar este proceso, MADISON desarrolla la primera herramienta que permite captación de leads en eventos y su integración en el CRM, así como la posibilidad de medir la experiencia de cliente, y, por supuesto, adaptándose al impacto del cambio normativo del RGPD.

Una App que integra las capacidades necesarias para la captación de datos, la gestión de slots, control de asistencia a los distintos eventos y firma de documentación. La recogida de datos y el grafo de firma del cliente son enviados al motor de firma de Digitel TS, empresa del grupo, para garantizar la integridad de los mismo. Digitel TS custodia cada documento firmado durante un mínimo de 5 años y los datos se integran en el CRM de cualquier empresa, asegurando además el cumplimiento de la normativa legal vigente de RGPD. Estos datos nos darán una información también fundamental de nuestros potenciales clientes o clientes en nuestra gestión de la marca.

Además, para tener un evento con un toque tecnológico, es importante estar al día de las últimas tendencias en este aspecto. Intentar ser modernos con tecnologías que ya están demasiado vistas puede hacer que consigamos transmitir la imagen contraria. Por último, tecnología si, si tenemos un contenido. La tecnología por sí sola ya no impresiona, es el tándem tecnología-contenido lo que provoca la sorpresa de los asistentes.

Es fundamental a la hora de planificar los eventos, conocer muy bien al consumidor: sus hábitos de vida, sus preferencias y descubrir los insight que impregnan su día a día para poder comunicar con eficacia y conectar con ellos. Ya que el consumidor se ha convertido en un superconsumidor, que es móvil adicto que no entiende de límites… Tiene una gran capacidad de influencia y poder de decisión porque se informa, investiga, está al tanto de las tendencias. Tendencias que la final convierte en propias, las comparte y se convierten en su estilo de vida y cuenta todo lo que hace. Lo que pude llevar a que un consumidor haga de una marca, su propia marca.

Las tendencias que marcan el presente y futuro de los eventos se podría dividir en cuatro bloques diferenciados: nuevos formatos, nuevos contenidos, nuevos emplazamientos y nuevos perfiles.

Hoy en día, el público está más que acostumbrado a los eventos, la gente cada vez asiste o se ve inmersa en más acciones promocionales (especialmente si hablamos de los millennials), por lo que cada vez es más difícil sorprenderles.

El factor que marcará completamente la diferencia y hará que nuestro evento sea único es la creatividad centrada en la estrategia de marca. Esto se aplicará a las cuatro tendencias que hemos mencionado anteriormente.

Además, también tenemos que aplicar nuestra máxima creatividad a la decoración, al uso que hagamos de la tecnología, el modo en el que convoquemos a los invitados…

En definitiva, los eventos se han convertido en la gran oportunidad de las empresas para gestionar mejor su marca, generando experiencias, generando engagement y convirtiéndola en emoción, en recuerdo, dándole un carácter humano y personal que se traduzca en fans y clientes fidelizados.

This site is registered on wpml.org as a development site.