Eduardo Gómez Martín – Director general de ESIC

Hace 50 años, el hombre llegó a la Luna. Hace 40, Nobutoshi Kihara inventaba el Walkman. Hace 30, nacía la World Wide Web (WWW), más conocida como internet. Hace una década, llegaba WhatsApp. El año 2019 es un año de efemérides redondas, de celebración de hitos tecnológicos que revolucionaron nuestra vida. Y es también aquel futuro que imaginaba Ridley Scott en ‘Blade Runner’, cuya acción tiene lugar en entonces remoto noviembre de 2019. Es decir: el futuro es ahora.

Todavía no tenemos coches voladores como en la película, aunque la tecnología ya los hace posibles, pero otros inventos sí están integrados en nuestro día a día, como las videollamadas o el reconocimiento por voz. El ser humano siempre ha querido saber qué vendrá. Es por ello por lo que ESIC Business & Marketing School lleva años celebrando Hoy es Marketing, un encuentro con el que queremos debatir y reflexionar sobre el impacto de la tecnología y la digitalización para desarrollar u optimizar los nuevos modelos de negocio. Este año, se tituló ‘Technology, markets, business & human behaviour. The future is now’. Porque el escenario que vivimos es apasionante, pero el que viene será todo un reto para la humanidad. Nunca las cosas avanzarán tan despacio como ahora, en unos años apretaremos el acelerador científico. Y por eso ahora es el momento de hacernos grandes preguntas.

La primera pregunta que necesitamos hacernos para gestionar los desafíos que nos trae la tecnología es “qué queremos ser”, “qué es aquello a lo que no queremos renunciar” y “qué papel queremos desempeñar”. No son respuestas fáciles en un entorno cambiante, incierto y complejo. Por eso es fundamental que los alumnos adquieran flexibilidad, tolerancia, que fomenten su curiosidad, que se adapten rápido a los cambios, que tengan ganas de aprender cosas nuevas, de reinventarse a sí mismos cuando sea necesario.

¿Debemos formarnos en programar si una máquina va a hacerlo mejor? No sabemos qué capacidades nos va a exigir el mercado laboral en el futuro. Es el momento de la ‘aprendibilidad’. Aprender a aprender para adquirir esas destrezas será básico no ya para encontrar un trabajo, sino incluso para mantenerlo.

Humano y humanoide

¿Nos quitarán los robots el trabajo? ¿Llegará el día en el que entremos puntuales en la oficina para encontrarnos a un humanoide haciendo nuestro trabajo? No podemos saber si nuestro trabajo es susceptible o no de ser automatizado, pero es importante que tengamos en cuenta una cosa: la combinación entre la inteligencia no humana y la humana va a conseguir crear un mundo mejor.

Los robots pueden hacer muchas cosas bien, pero no pueden arrebatarnos la creatividad, la apreciación de la belleza, nuestros sentimientos, la habilidad para pensar fuera de la caja. Esas cualidades son nuestras, de los seres humanos, y acompañar con ellas a la inteligencia artificial será fundamental para avanzar. Como dijo Andrew McAfee durante Hoy es Marketing, “necesitamos esta tecnología de forma desesperada, porque todos queremos dar un futuro mejor a nuestros hijos y si seguimos a este ritmo destruiremos el planeta”.

Es el momento de poner en valor la ética y la sostenibilidad, de reflexionar, de poner en valor la perspectiva filosófica del ser humano. El equilibrio es fundamental en este momento de disrupción tecnológica, sobre todo para que nadie se quede detrás de los cambios. El reto de las escuelas de negocios es formar a los alumnos con programas que combinen la tecnología con el management y las humanidades, aportando una perspectiva integral para abordar ese futuro que es ahora.

Líderes con corazón, hábito y armonía

Y si no sabemos qué enseñar, ni si seremos prescindibles en el trabajo… ¿Qué podemos hacer? ¿Qué referencias debemos tomar? Necesitamos líderes. Líderes humildes, que sean un ejemplo y que vayan por delante, contagiando a los demás de su entusiasmo. Un tipo de líder caracterizado por las 3H: Heart, Habit y Harmony (corazón, hábito y armonía), que se considere imperfecto y busque el aprendizaje constante. Y que valore el fracaso. En un tiempo en el que el éxito llama persistentemente a la puerta de nuestras ambiciones, es hora de poner el foco en el reverso de la moneda, de hablar de fracasos, de limitaciones, de errores. Y aprender de todo ello.

Si no somos capaces de adaptarnos para aprender, de valorar e incluso de celebrar el fracaso como fuente de aprendizaje, no estaremos preparados para responder a esas preguntas fundamentales cuyas respuestas nos impulsarán hacia delante. No hemos de tener miedo a los nuevos avances tecnológicos, porque juntos, hombres y máquinas, haremos cosas bellas.

En unos meses, como ya paso en 2015 con la película ‘Regreso al futuro II’, será momento de ver si Ridley Scott acertó o no en su descripción del mundo. Y en dos décadas pasará ese mismo examen ‘Blade Runner 2049’. Auguran que para entonces la ciencia estará tan desarrollada que venceremos a la muerte. Esos son los pronósticos, acertados o no. Lo que es seguro es que, pase lo que pase en 2049, tenemos que intentar prepararnos para ello con la mente más abierta que nunca.

Más contenido

Meliá Hotels International ampliará su presencia en Oporto
0

Meliá Hotels International prosigue su expansión en Portugal, donde anunció la firma de un nuevo hotel de la marca Meliá Hotels & Resorts en Oporto, la segunda ciudad más grande del país. Con esta incorporación, el grupo fortalece su presencia con 14 hoteles abiertos y otros cuatro en proceso de apertura, sumando todos ellos cerca […]
Leer más »
Iberia se convierte en patrocinador oficial de LaLiga en China
0

Iberia y LaLiga firmaron un acuerdo de patrocinio por el cual la compañía aérea se convierte en socio oficial regional de la competición española en China durante la temporada 2019/2020. Gracias a este patrocino, se unen dos de las marcas españolas más reconocidas internacionalmente para promocionarse de forma conjunta en el país asiático. Iberia y […]
Leer más »