Naturtex es una firma que suena a nuevo, por su imagen y productos novedosos y de carácter contemporáneo.
Pero en realidad tras de sí, esconde una enorme experiencia y vivencias, ya que está situada en un territorio estrechamente vinculado y de gran tradición en la industria textil y del calzado (Crevillente, municipio ubicado en la emprendedora Comunidad Valenciana).
Además Naturtex es también fruto del camino ya recorrido por Artesa, empresa origen cuyo comienzo se remonta a principios de los años 60 con la fabricación de los tradicionales cestos de sisal. Esta evolución no es, ni más ni menos, que reflejo del espíritu emprendedor de un negocio familiar. Y es que esa actitud inquieta se ha ido contagiando de una generación a otra y forma parte fundamental de la personalidad y de quién es hoy Naturtex.
La tradición, el saber-hacer y el aprecio ‘por las cosas bien hechas’ son rasgos heredados y que se respiran en cada producto creado y proyecto emprendido por Naturtex.
Este legado junto a una vocación de futuro y de constante innovación convierte a Naturtex en una empresa que ha sabido conciliar pasado-futuro, tradición-innovación de una forma única y personal, en la que ha sabido mantener sus orígenes pero con una mirada hacia el progreso.
Si hay algo que nos identifica, es esa mezcla inusual de las distintas materias, dando como resultado productos tan inverosímiles y sorprendentes como una alfombra creada de la combinación de fibra de papel, lurex y algodón.
Experimentar con distintos materiales, a veces incluso con aquellos que no son propios del textil, como por ejemplo el acero, pero trabajados como si así lo fueran, adaptando y reconvirtiendo nuestros procesos tradicionales de fabricación.