D-due nace de una empresa familiar que inicia su trayectoria en los años sesenta como un taller de confección de alta calidad para mujer. Desde entonces hasta hoy la extremada factura de nuestras prendas han servido como distintivo de la casa. En los años noventa se define la marca, y posteriormente, en 2010 complementando a esta  D-due LAB. Ambas tienen una acusada personalidad y una decidida apuesta por el diseño creativo.

D-due es una colección muy próxima a la costura en la que el patronaje es un valor de gran importancia. Entendido como un proyecto singular las prendas se aproximan a conceptos muy plásticos y artísticos, reintepretándolos en cada colección de forma irónica  y con un acusado carácter poético.

D-due LAB por su parte supone el complemento idóneo a D-due. Muy sensible al espíritu del ‘Life Style’, esta es una colección realizada mayoritariamente con fibras naturales. Apoyada por el elemento de la ilustración en prenda, supone la versión gráfica de D-due. Con un espíritu de acercamiento al entorno de la naturaleza y a los procesos manuales, LAB es una propuesta en la que el recurso del dibujo personaliza  prendas austeras pero entrañables, configurando un resultado al margen de las modas.