Big_Data_ilustración-grande

Los datos siempre han sido importantes para las empresas ya que son activos intangibles que les aportan valor. En el pasado costaba mucho conseguirlos pero en la actualidad, gracias a Internet y a toda la tecnología que nos rodea, pasa lo contrario. En la red hay demasiada información y para que las marcas puedan utilizarla es necesario seguirla, analizarla y segmentarla, por ello está tan de moda el término big data.

¿Y cómo utilizan las marcas de hoy en día el big data? Principalmente en la personalización y en mejorar los productos y servicios en función de los gustos y las necesidades de los clientes. Porque el big data hace que las marcas tengan información muy detallada sobre los consumidores. Por ejemplo, un insignificante clic en una página web al que tú no das ninguna importancia es registrado por esta y aporta información sobre ti a las marcas. Así como las búsquedas que realizamos en Google cada día. Por ello, muchas veces después de buscar por ejemplo en Google ‘gafas de sol’, te aparecen anuncios de gafas de sol tanto en el propio buscador como en todas las webs en las que entras. En este punto es en el que se genera el debate entre el big data y la privacidad. No todo es un camino de flores y las empresas y las marcas deben preocuparse muy seriamente por la privacidad de los datos recopilados a través de sus páginas web, aplicaciones, etc.

Si vamos más allá, la situación actual del big data nos lleva a pensar que en el futuro será posible incluso anticipar el comportamiento de los consumidores. No obstante, esto ya está ocurriendo. Como se explica de forma detallada en esta publicación, el big data consiguió adivinar que una adolescente estaba embarazada antes que la propia adolescente, provocó que una pareja de sexagenarios se quedara sin seguro médico, permitió que una tienda física estudiara las intimidades de sus clientes e hizo que toda una clase de estudiantes de instituto suspendiera.

Por último, relacionando el big data con la internacionalización de las empresas, cabe destacar que las compañías internacionalizadas operan con una mayor cantidad de datos frente a las empresas que solo trabajan a nivel nacional. Esto supone una gran ventaja de cara a que el big data facilita las formas de acceder a nuevos mercados y, entre otras funciones, puede utilizarse para ahorrar costes, pero a la vez implica un aumento de complejidad para las empresas en lo relativo a la gestión y utilización de estos datos.

Comentarios

Escribe tu Comentario

Escribe tu Comentario

Por favor, introduzca su nombre Por favor, introduzca un email válido Por favor, introduzca un comentario